Recopilado por Mª José de Haro Iglesias

Biblioteca Municipal de Dúrcal

 Enero 2017

    Indice de noticias:



El abogado de la garganta

Dúrcal se prepara para celebras sus antiquísimas fiestas patronales en honor a San Blas, abogado de los males de garganta y patrón de los tejedores y zapateros
  • RAFAEL VÍLCHEZ. Ideal digital. 30-01-2017
  • El abogado de la garganta
    La preciosa y hermosa localidad de Dúrcal, situada en la comarca del Valle de Lecrín, se prepara para celebrar sus famosas fiestas patronales en honor a San Blas bendito los días 2, 3, 4 y 5 de febrero. El programa de actos lúdicos y religiosos es amplio y enorme y ha sido elaborado por el Ayuntamiento de Dúrcal, presidido por la muy eficaz, Antonia Fernández. En estas fiestas actuarán la gran banda de música de Dúrcal y las orquestas ‘Los Diablos Negros’, ‘El Deseo’ y ‘Nuevo Ayer’, los grupos ‘Luz del Sur’ y ‘Chaman’, y el ‘Trío Energía’. Habrá también eucaristías y procesiones, una de ellas con la imagen de la Virgen del Carmen. En la eucaristía de La Candelaria el párroco de Dúrcal, nacido en la Alpujarra, dará la los niños y niñas de Dúrcal.También, y entre otras muchas cosas, habrá exposiciones, deportes y campeonatos, muestra de dulces típicos, ferias de día, la denominada ‘Olla de San Blas’ (puchero de hinojos durqueño), desayuno a base de espichás con huevos fritos, y paella al medio día. El campeonato de paulo se celebrará en el espléndido ‘Salón del Monte’, cuyo bar de ‘interminable barra’ lo defiende a las mil maravillas José Manuel ‘Pionono’ y su encantadora mujer Margarita, nacida y criada en Murchas y una de las mejores cocineras del Valle de Lecrín que supo aprender a cocinar con mucha pasión y esmero de la mano de su recordada y ‘santa’ madre Francisca. Esta competición la organiza la Sociedad Benéfica La Esperanza, de Dúrcal. El día 2, a las siete menos cuarto de la tarde, entre gran número de fuegos artificiales, tendrá lugar la bajada de la imagen de San Blas desde su restaurada ermita hasta la iglesia consagrada a la Inmaculada Concepción. Las dos procesiones, que se celebrarán los días 3 y 4, comenzarán a las siete de la tarde.Uno año más renacerá en Dúrcal la tradición existente de guardar celosamente un pequeño lazo rojo bendecido en la iglesia por el párroco y pasado por la preciosa y muy venerada imagen de San Blas para en caso de enfermedad -de garganta, principalmente- colocarlo en el cuello y así poder, con su misteriosa energía y fe, sanar más pronto. San Blas es el patrón de los tejedores y zapateros.
     
    San Blas impidió hace años que las aguas de una gran tormenta inundaran parte del casco urbano de Dúrcal y que se incendiara el camión de un transportista, cosario y recadero de Lanjarón llamado Juan Reyes (abuelo de la actual diputada provincial del PP, Carmen Lidia Reyes). A primeros del pasado siglo Juan Reyes cuando desde Granada capital estaba subiendo por la carretera cercana a la ermita de San Blas de Dúrcal, el camión cargado de diferentes artículos empezó a arder. Juan Reyes, alarmado, dirigió la vista a la ermita y pidió encarecidamente al Santo encontrar agua con la que apagar las llamas. Cuentan que, en ese momento, empezó a llegar agua por la cuneta y por si fuera poco vio aparecer por el caudal dos cubos. Y gracias a ello, y a los hombres que se acercaron, el cosario de Lanjarón pudo así apagar el fuego, y desde entonces y hasta su muerte visitó la ermita y las fiestas en honor a San Blas.
     
    Blas Jesús de Órtas (hijo de la recordada Carmen) y ‘El Largo’, son algunos de los vecinos de Dúrcal que se encargan de repartir los lazos de San Blas. La ermita de San Blas posee desde siempre de una casa contigua para los ermitaños. Vicente y su mujer son los encargados de este recinto religioso desde hace años.Otra leyenda dice también que, en otra ocasión, llovía a cántaros sobre Dúrcal. Tanto, que se desbordó el Barranco Porras. Los vecinos temieron que el fuerte caudal destrozara parte de sus viviendas y fincas. Algunos lugareños se armaron de valor y con picos, azadones y palas quisieron desviar las aguas por encima de la barriada de El Darrón, junto al camino real de Nigüelas, pero se quedaron de piedra a ver a un misterioso hombre vestido de obispo que dirigía con la mano el agua a otro cauce menos peligroso que va a parar al paraje rural de ‘La Posma’.Aquel hombre, como por arte de magia, desapareció al instante y enseguida apareció el sol radiante. Aquellas personas vieron en aquel milagro la mano de San Blas y recorriendo un corto camino de herradura se dirigieron hacia la ermita y tras pedir permiso a sus ermitaños y entrar en ella comprobaron que la vestimenta de la imagen del Santo estaba completamente empapada en agua. Los lugareños miraron por el techo y por las paredes y se percataron de que no existían grietas ni gotera alguna. En 1992, la ermitaña Trini (fallecida) y su esposo José ‘El Pauleño’ encontraron una vieja placa de cerámica cuando se reparaba un tabique de la ermita que decía la fecha de terminación de la misma: 1448. Uno de los mantos que lleva San Blas se lo regaló doña Gloria, esposa del teniente general Serrano. Fray Leopoldo de Alpandeire solía acercarse a rezar a la ermita de San Blas cuando visitaba Dúrcal para pedir limosna.Una gran devota de San Blas, Concepción Melguizo, con más de 90 años de edad, explica que “desde tiempos inmemoriales centenares y centenares de personas de Dúrcal y de otros lugares guardan en sus casas unos pequeños lazos bendecidos y pasados por la imagen de nuestro patrón San Blas para, en caso de enfermedad, sobre todo de la garganta, colocarlo en el cuello para intentar curarse y en muchísimas ocasiones las curaciones se hacían y se siguen haciendo realidad”, manifiesta esta excelente mujer.También recuerda Concepción Melguizo que cuando ella era muy joven los mayores tenían por costumbre decir: “Todos los días comemos pan y cebolla y en el día de San Blas una buena olla”. "En aquella época se solía sacrificar el mejor gallo casero para cocinarlo con arroz o hacerlo en pepitoria para las fiestas. La gente se lo pasaba a lo grande asistiendo a los sermones y a las procesiones de San Blas y de la Virgen del Carmen. Luego, la gente, a pesar del frío, bailaba sin cesar en la plaza. Y ya en las casas se solían degustar también pestiños y roscos y otros productos acompañados algunas veces de copitas de aguardiente y vino mosto del terruño”, relata.

     


     

    Un posible 'stradivarius' entre escombros

    Un 'posible' Stradivarius entre escombros

    El violín encontrado en Padul en el taller de Daniel Gil de Avalle. / JAIME WALFISCH

  • Aparece un violín escondido en el hueco de una pared en la demolición de una casa de Padul

  • Aunque todo parece apuntar a que es una copia, de ser auténtico podría llegar a costar 15 millones de euros

  • Vanesa Sanchez Cortes. 12-01-2017. Ideal Digital
  •  

    Emilia recuerda cómo su padre, Manuel Durán, le contaba que en la casa situada en la localidad de Padul, donde vivieron durante varias generaciones los Durán, se escondía una alacena con instrumentos musicales y escopetas. Según esta paduleña, residente en Toledo desde hace seis décadas, su abuelo escondió estas piezas en el inicio de la guerra. El motivo por el que se ocultaron es desconocido, pero unos 80 años después, en lo que ahora son escombros, se ha encontrado uno de esos 'tesoros', un violín. El instrumento ha aparecido debido a que el actual propietario del inmueble derribó el edificio. En un hueco de una pared, en la segunda planta, hace unas semanas, se halló este violín dentro del cual se puede leer la siguiente inscripción: «Antonio Stradivarius Cremonensi/ Sociebat anno 1715». Junto al texto, en el mismo sello aparece una cruz, símbolo del famoso lutier italiano.El trabajador que lo encontró se lo dio a Antonio, propietario de la vivienda. «Parecía como de juguete porque no pesaba nada y estaba deteriorado», confiesa este dentista. Entre los cascotes, también apareció el mástil de una guitarra.
     
     
    Antonio se ha estado informando acerca de los violines stradivarius. Primero en Internet, y ha encontrado que, de ser auténtico, el violín podría llegar a costar unos 15 millones de euros. Pero todo apunta a que no lo sea, según el primer lutier que lo ha ojeado, Daniel Gil de Avalle, que tiene un taller en el Realejo de Granada desde hace más de 30 años. Es especialista en guitarra romántica española y asegura que no puede dar una opinión realmente experta acerca de la autenticidad y antigüedad del instrumento, pero en un primer análisis ocular piensa que tiene más probabilidades de ser una imitación. Asegura que no son más que conjeturas, porque hacer un análisis profesional de este tipo de instrumentos requiere a un experto especializado en violines italianos del siglo XVII y XVIII, además de tiempo y mucho dinero. Daniel afirma que una prueba para conocer la madera, la procedencia del árbol utilizado, edad y otro gran número detalles puede llegar a costar entre 1.500 y 7.000 libras, y menciona las libras, porque según este lutier, es en Inglaterra donde están los mejores expertos.
    Historia
    Por otra parte, Daniel cuenta que es rara la semana que no le llega un 'stradivarius'. Desde mediados del siglo XVIII se han fabricado miles de falsificaciones y copias en talleres de Europa central y del este.No obstante, este artesano granadino ha recomendado a Antonio que busque a un experto que lo examine porque el tamaño y el peso coinciden con los de los originales. Por eso, el paduleño contactó con dos talleres de Madrid. En uno de ellos le invitaron a llevar el violín a que lo analizase, Giorgio Grisales, un lutier italiano cuya empresa está en Cremona, la ciudad Stradivarius tuvo su taller entre el siglo XVII y XVIII. Al segundo lutier de Madrid le bastó ver las fotografías del violín para determinar que no era un auténtico.

    El rumor llega a Toledo

    Mientras tanto, en Padul el rumor sobre el 'stradivarius' ha corrido como la pólvora e incluso se ha llegado a decir que el propietario de la vivienda donde ha aparecido ha cobrado ya varios millones de euros. Estas habladurías han llegado hasta Toledo, donde vive la antigua propietaria del inmueble, Emilia Durán. Según esta señora, si Antonio le hubiera dicho que iba a derribar la vivienda, le hubiera advertido de la existencia de la alacena. «Mi padre nos contaba, que en la pared antes de la guerra o durante la guerra, hicieron una alacena y guardaron instrumentos musicales pero siempre lo decía en plural, instrumentos musicales y escopetas», insiste Emilia.Los Durán eran una familia propietaria de «una gran casa y muchas tierras» a principios del siglo XX. Su bisabuelo vivía de lo que le aportaba la tierra, pero en la familia según afirma Emilia, hubo un juez de paz de Sevilla, notarios y músicos. Asimismo, reitera que es posible que haya más instrumentos y escopetas escondidas en la mitad del inmueble que ella conserva.Emilia afirma que al ver la foto que Antonio le envió se conmovió. «El corazón me ha hecho una cosa muy rara, porque reconoce que es tu sangre y se ha movido, así que, siendo de nuestros antepasados, me gustaría recuperarlo», señala.En Internet se encuentran ofertas de imitaciones de stradivarius que van desde los 400 a los 20.000 euros. El valor de uno auténtico puede oscilar entre los 400.000 a los 15 millones de euros en subasta. Además de la autenticidad del violín, hay muchas dudas por resolver como dónde están los otros instrumentos y armas que el padre de Emilia le contaba que había escondidos, o los motivos que llevaron al padre de Manuel Durán a ocultar estas piezas.Por eso, Antonio Nievas continúa investigando sobre el origen de este instrumento y de la tradición filarmónica en Padul.

     


     

    El paduleño Bonora, rey entre 'boquerones'

  • Se ha proclamado campeón del XVI circuito de triatlón de la Diputación de Málaga
  • Raúl Santiago Fernández resulta el competidor más regular en las cinco primeras pruebas de la provincia, lo que le consagra en el panorama
  • Jose Ignacio Cejudo. 09-01-2017. Ideal digital

  • Raúl Bonora, durante una de las pruebas disputadas, al salir del agua.

  • Raúl Bonora, durante una de las pruebas disputadas, al salir del agua. / IDEAL

    El triatlón de la provincia sigue generando protagonistas en cada prueba. Raúl Santiago Fernández, conocido por 'Bonora', ha conquistado el XVI circuito provincial de triatlón de la Diputación de Málaga al ser el competidor más regular en sus cinco primeras pruebas, de las diez totales. Fue primero en la categoría élite y también en equipos con el club malagueño Tritrain4you. La medalla más brillante en un año de méritos que le consagra en el panorama tras un lustro de práctica.Dejar en 2012 su Padul natal, donde se inició en el triatlón, por Málaga tuvo para Raúl Bonora como consecuencia el éxito deportivo. Conoció a los hermanos Victoriano y Bruno Raso, grandes triatletas malagueños que este año fundaron el Tritrain4you. Le enseñaron a entrenar y a competir y los frutos no han tardado en dejarse ver.

     
    Bonora ha sido campeón en su primera participación en el circuito provincial malagueño. Así lo certificó el III Acuatlón Villa de Torrox, donde descubrió por primera vez que tenía opciones reales de hacerse con el circuito en el Triatlón Cros del pasado mes de junio, al terminar cuarto absoluto a poca distancia de los primeros.
     
    Para su conquista, Raúl Bonora tuvo que superar las durísimas fases que conlleva preparar y competir en pruebas de triatlón. Rememora el verano, cuando el resto disfruta de sus vacaciones mientras los atletas siguen entrenando. «Ahí te planteas si te compensa», afirma. Una sensación que se repite a lo largo de todo el año y que, con suerte, tiene respuesta en la victoria. Premios como las lágrimas en el primer podio absoluto de su trayectoria en Guadix este curso. El mejor recuerdo de los vividos al acompañarle su padre.Bonora admite que en el circuito que acaba de ganar no compiten varios triatletas de Málaga que aspiran a pruebas de mayor nivel incluso nacionales, auténticos profesionales del triatlón. Él, empleado público, entrena en dobles e incluso triples sesiones durante los cinco días consecutivos de descanso que su trabajo le permite. Lo hace en el O2 Centro Wellness El Perchel, sede de su club. Los días que trabaja, en Morón de la Frontera, suele calzarse las zapatillas para correr ya entrada la noche.

    El año de la regularidad

    Sus comienzos en el triatlón datan de finales de 2011 por su gusto hacia los tres deportes. Un noveno puesto absoluto en Cuevas Bajas le demostró que podía tomárselo en serio. Gracias a los hermanos Raso ha logrado la regularidad que antes no tenía. En 2016 también ha sido sexto en el triatlón del Valle de Lecrín y campeón de España en la categoría Promoción en Gijón con el Tritrain4you.Gratamente sorprendido por el auge del triatlón granadino, en contraste con unos inicios en los que se veía más bien solo, Bonora augura un gran futuro a los deportistas de esta tierra que se adentran en este deporte. Motivado por sus buenos resultados recientes, el paduleño duda a la hora de fijarse metas futuras por un regalo de la vida como el inmediato nacimiento de su hija. Sí tiene claro que quiere estar entre los veinte mejores triatletas andaluces. Teme las consecuencias de ser padre pero sentencia: «Si compito, voy al cien por cien». Firme, haciéndose un hueco.